desplazar hacia abajo para obtener más información

¡Los 4 postres de café que te van a salvar este verano!

Dulces aptos para adictos a la cafeína.

¿Eres un apasionado de los dulces? ¿Y del café? Si la respuesta es dos veces sí… ¡bienvenido al club! Nosotros también lo somos y queremos compartir con vosotros algunos de los mejores postres con café.

Hay infinidad de posibilidades para hacer postres de café casero hecho con la máquina de café que tienes en casa. Es decir, el café es increíblemente versátil. No solo de trata de una bebida placentera, sino que también es un postre perfecto. El ligero amargor da un toque especial a los dulces y aporta un sabor único en los licores.

Desde postres deliciosos licor de café, con caramelo, con coñac o helado de café con vainilla. Esto es solo el principio, ¿podrás resistirte?

El café combina bien con helado, fruta y dulces aportando un delicado toque de fuerza en todos los platos. Por esa razón queremos compartir con vosotros las mejores recetas de postres con café.

Helado Expresso-Stracciatella

Ingredientes para aproximadamente un litro de helado:

  • 50 g de granos de café
  • 1 vaina de vainilla
  • 300 ml de leche
  • 250 g de nata para montar
  • 6 yemas de huevo (huevos medianos orgánicos)
  • Sal
  • 100 g de azúcar mascabado (azúcar de caña integral, disponible en las tiendas de comida biológica)
  • 50 g de sirope de glucosa (ver consejo)
  • 3 cucharadas soperas de coñac
  • 80-100 g de chocolate de café amargo (chocolate expreso o moca, como mínimo un 60 % de cacao)

Preparación:

  1. Coloca en el horno un recipiente apto para horno en la segunda bandeja empezando desde abajo. A la hora de programar asegúrate que la temperatura arriba y abajo sea de 160°C.
  2. Muele en un mortero los granos de café, colócalos en la olla que previamente has metido en el horno y dóralos durante 13-15 minutos.
  3. Haz un corte longitudinal en la vaina de vainilla con el fin de sacar las semillas. Añade las semillas, la vaina, leche y nata a los granos de café y caliéntalo a fuego lento hasta que rompa a hervir. En cuanto hierva, retira de inmediato la olla del fuego, cúbrela y deja que se mezcle durante 15 minutos aproximadamente.
  4. A continuación, prepara un cuenco grande con agua con hielo.
  5. Echa una pizca de sal, el azúcar mascabado, el sirope de glucosa y las yemas de huevo en otro cuenco (lo ideal es un cuenco resistente al calor con base redondeada) y bátelo con una varilla de mano o batidora de varillas. Coloca el cuenco sobre una sartén pequeña con agua hirviendo a fuego lento y bate el contenido hasta que tenga una consistencia espumosa. Pasa la mezcla de café y nata por un colador para, a continuación, verterlo en el cuenco al baño maría sin dejar de remover hasta conseguir una consistencia cremosa. Asegúrate de que la mezcla no supera los 85 °C, ya que eso provocaría que adquiriera una consistencia más líquida. A continuación, coloca el cuenco sobre el agua con hielo de inmediato y bate la mezcla hasta que se haya enfriado.
  6. Añade el coñac a la mezcla ya fría, remuévelo, y deja que se congele en una máquina para hacer helados. Pica el chocolate, colócalo en un cuenco pequeño y derrítelo al baño maría. Déjalo enfriar ligeramente. Lentamente, vierte un hilo del chocolate caliente en la mezcla de helado ya congelado y mézclalo.
  7. Coloca el helado en un molde para congelar y guárdalo en el congelador hasta el momento de servirlo. ¡Ojo! Si el helado se ha congelado demasiado, lo puedes guardar en la nevera durante 10-20 minutos para que se ablande antes de servirlo. Utiliza una cuchara para servirlo o una cuchara sopera previamente mojada en agua para preparar las porciones, y sírvelas con frutas, caramelo de café o con obleas crujientes. Y, ¡listo! ya tendríamos nuestro primer postre con café al horno.

Consejos:

  • Asegúrate de que no entra nada de agua en el chocolate derretido, ya que eso lo diluiría y haría que se endureciera.
  • Puedes comprar el sirope de glucosa en Internet o prepararlo directamente: mezcla 50 g de glucosa y 50 g de azúcar con 100 ml de agua, caliéntalo hasta que hierva y reduce su volumen a la mitad. Déjalo enfriar. Si te sobra, puedes guardar el sirope en un tarro con rosca. El sirope endurecido se puede volver a diluir al baño maría.
  • Sirve el resto de las obleas para picar con el helado.

2. Obleas crujientes de café

Ingredientes:

  • 1 paquete de azúcar avainillado
  • 70 g de azúcar extrafino
  • 1 pizca de sal
  • 75 g de harina (harina blanca fina)
  • 1 dosis de café soluble (2 g de café instantáneo)
  • 1 cucharada sopera de almendra picada
  • 2 cucharadas soperas de ralladura de naranja orgánica
  • 1 huevo (mediano)
  • 80 ml de leche

Preparación:

  1. Coloca todos los ingredientes en un recipiente, bátelos con una batidora, cúbrelos y deja reposar la mezcla un mínimo de 30 minutos. 
  2. Precalienta el horno. La configuración perfecta seria: arriba y abajo a 160 °C.
  3. Coloca la hoja de hornear de silicona en una bandeja de horno. Con una cuchara sopera o de postre, vierte pequeñas porciones de la mezcla en la hoja de hornear y espárcelas en círculos muy finos ayudándote con la parte opuesta de la cuchara o un cuchillo para untar. Los círculos de la mezcla no aumentarán de volumen, por lo que no es necesario que dejes mucho espacio entre ellos. Cuanto más fina sea la mezcla, más crujientes quedarán las obleas.
  4. Hornea los círculos en la segunda posición del horno, empezando a contar por abajo, durante 12-15 minutos, hasta que los bordes estén bien dorados.
  5. Separa los círculos de la hoja de hornear de inmediato con un cuchillo de untar. Puedes doblarlos y unir los bordes para crear pequeños conos y colocar cada cono en un vaso; o dejarlos reposar en el mango de una cuchara de madera o en el rodillo de amasar para que queden ligeramente curvados. Deja que se enfríen y endurezcan y, por último, sigue trabajando con el resto de la mezcla.

Consejos:  

  • Las obleas solo pueden hornearse en hojas de silicona. El papel para horno no es una buena opción ya que hace que se agrieten.
  • Antes de usar la hoja de silicona, no olvides engrasarla para que no se quede nada pegado.
  • Si lo prefieres, puedes preparar la mezcla sin café instantáneo.
  • Para hacer los conos, los círculos deben tener entre 10 y 12 cm de diámetro.
  • Solo es posible dar forma a las obleas cuando están calientes.
  • Guarda las obleas en un lugar fresco y seco hasta que las utilices.

Ya van dos increíbles postres con café, ¿Todavía te has quedado con ganas de más dulces?

3. Fruta con caramelo de café

Ingredientes para 6 porciones:

  • Aproximadamente 200 g de fruta (por ejemplo, moras, fresas, arándanos, albaricoques troceados, etc.)
  • 6 cucharadas soperas de azúcar moreno
  • 1 taza de café (aprox. 125 ml)

Preparación:

  1. Lava la fruta y sécala con cuidado con papel de cocina.
  2. Coloca el azúcar en una sartén de base gruesa y caliéntala a fuego medio (nivel 7). Cuando los bordes del azúcar empiecen a derretirse, mueve la sartén con movimientos circulares.
  3. Cuando se haya derretido por completo y esté ligeramente caramelizada, añade el café y 3-4 cucharadas soperas de agua. Baja el fuego y remueve para disolver el azúcar. Mantén la sartén tapada para que el líquido no se evapore.
  4. Mezcla la fruta, caliéntala y sírvela. Calienta el caramelo hasta conseguir la consistencia deseada, repártelo en los platos de fruta y sírvelos.


 

4. Licor de café con coñac, haba tonka y vainilla

Ingredientes para aproximadamente 1,3 litros:

  • 1 vaina de vainilla y 1-2 trozos adicionales para las botellas llenas
  • 1 haba tonka (sección especias)
  • 4 vainas verdes de cardamomo
  • 450 g de azúcar
  • 70 g de café molido o expreso (80 % arábica, 20 % robusta, no muy molido)
  • 0,7 l de coñac (o brandy, 40 %)

Preparación:

  1. Corta la vainilla longitudinalmente, pícala con el haba tonca y las vainas de cardamomo y caliéntalas con el azúcar y 500 ml de agua hasta que la mezcla empiece a hervir. Baja el fuego y calienta la mezcla a fuego lento hasta que el azúcar se haya disuelto.
  2. Vierte el café, cubre la mezcla y déjala enfriar. Añade el coñac, cubre de nuevo la mezcla y déjala infusionar durante 3-4 días. Una vez al día, remuévela con una cuchara limpia.
  3. Cuela el licor con un colador forrado con un paño, mételo en botellas y deja que madure durante un mínimo de 3 semanas antes de consumirlo.

Consejos:

  • El café molido extrafino hace que resulte más sencillo filtrar el líquido.
  • Regalar el licor en pequeñas botellas es un detalle perfecto.
  • Si quieres crear un pequeño postre, puedes servir el licor con un poco de crema encima.
  • Utiliza el licor de café en tus postres (por ejemplo, con natillas de vainilla, flanes, helado o pequeños pasteles de galleta).

Deliciosos, ¿verdad? ¡Esperamos que estas 4 recetas de postres con café te hayan gustado! ¿Te animas a preparar uno de estos postres? ¡Comparte con nosotros el resultado!

Si conoces alguna otra receta de postres con café o quieres compartir con nosotros tu receta estrella, ¡déjanos un comentario!

Producción: Regine Smith Thyme
Estilismo de los alimentos: Marlies Klosterfelde-Wentzel
Estilismo: Katrin Heinatz
Fotografía: © Wolfgang Kowall​